viernes, 23 de marzo de 2012

KIM KARDASHIAN, ATACADA CON UNA BOMBA DE HARINA (VÍDEO)

TMZ.com

La productora ejecutiva, diseñadora de moda y perfumista (esto no lo digo yo, lo pone ella misma en su biografía de twitter) fue atacada ayer con una bomba de harina durante la presentación de su nueva fragancia.

Una mujer consiguió eludir las medidas de seguridad y puso a Kim perdidita en la alfombra roja del hotel London, en Hollywood. Fue detenida por la policía y liberada poco tiempo después porque mi petarda favorita decidió no presentar cargos contra ella.

Algunos medios han atribuido este hecho a PETA, pero ellos han negado ser los responsables. Eso sí, les parece fantástico que Kardashian viva un momento 'tierra trágame' como éste, ya que según un portavoz de la asociación, llevan meses enviándole cartas en las que le piden que se conciencie con los animales maltratados y haga un plan renove en su armario para deshacerse de todas las prendas de piel. Ella no ha hecho ni puñetero caso.

Según el portal TMZ.com, cuando se le ha preguntado por el incidente, KK ha dicho que la mujer que la atacó no es más que una matona, que no presentó cargos contra ella porque estaba muy ocupada, que decidió no abandonar el evento para no dejar tirada a la gente y que respeta las creencias de todo el mundo, pero no entiende cómo alguien que promueve la no violencia contra los animales, es violento con los humanos. Imagino que todo esto se lo habrán pasado bien redactadito....



La propietaria del trasero que podría provocar un tsumani con sólo un par de meneos en el agua, tiene un buen currículum de situaciones embarazosas. Ahora va de tía seria, de 'curranta', pero durante una época hubo un vídeo porno suyo pululando por la red y se recorrió todos los clubes de Los Ángeles con la que era su mejor amiga, esa persona que toda madre querría tener cerca de su pequeña, Paris Hilton.


celebritysmackblog.com

1 comentario:

Javier Cristino dijo...

Perfumista está al mismo nivel de famosa metida a diseñadora de joyas: sus padres no sabían lo que hacer con ella.

En cuanto a la harina, nada que ella no haya visto antes. Pero no en semejantes proporciones. Hablo, como no, de su afición por la repostería. De ahí su enorme dos de oros.